Páginas vistas en total

lunes, 3 de octubre de 2016

ORACIÓN PARA LIBERAR PERSONAS POSEÍDAS

“EJÉRCITO MARIANO”

PASTORAL DE LA SALUD
COMBATE ESPIRITUAL
PODEROSA ORACIÓN PARA LIBERACIÓN DE PERSONAS POSEÍDAS. 



Los Ministerios de Liberación son tan necesarios y urgidos por Dios Padre Creador, para cooperar con Él en el Plan de Salvación de las almas, que encomendó a Su Hijo Jesús, reclaman hoy nuestra participación en lo que puede considerarse LA MISIÓN EXORCÍSTICA o de la PASTORAL DE LIBERACIÓN, bajo el adjetivo de “La Flor de las Pastorales”. Se trata de arrebatarle las almas a los enemigos de Dios y del hombre, que yacen cautivas bajo el influjo del mal aquí en la Tierra. 

Nadie ignora que dentro de los oscuros intereses del grupo de la “corriente modernista” introducida en el Concilio Vaticano II, se inició el camino de los anatemas buscando engañar a los fieles con afirmaciones tales como la “negación de la existencia del Demonio, del Infierno y del castigo eterno”, reduciendo estas crudas realidades a meros “géneros literarios”, además, queriendo erradicar toda posibilidad, todo camino, todo poder y toda oración que los combatiese y los expulse de las almas que sólo al Padre Eterno pertenecen.

De aquí han seguido los modernistas una estrategia de evitar a toda costa que “se predique sobre la existencia del demonio” so pretexto de que no se debe asustar a los fieles. Se ha evitado impartir la necesarísima enseñanza desde los Seminarios en la formación de Sacerdotes, de la Angelología, con sus dos ramas: los Ángeles de Luz y los de la oscuridad, pues quien no conoce a su enemigo, ¿cómo podrá combatirlo?

La Liberación o el exorcismo constituyen una importantísima Pastoral de la Salud en nuestros días y en todo el Mundo, se trata de una Obra Excelsa de gran caridad y amor a Dios y al prójimo.

Entre muchas estrategias y avances de los enemigos de la Iglesia Católica infiltrados desde antes del C. V. II, estaba además, la de buscar la formar de prohibir el combate a los demonios y su expulsión, pretendiendo, mediante disposiciones canónicas reducir la práctica del Exorcismo solamente a los Sacerdotes. 

Pero ninguna ley puede estar por encima de la Ley de Dios y de Su Divina Voluntad, recuérdese que ninguna disposición humana, ninguna ley, ni siquiera la canónica, pueden oponerse ni estar por encima de los Mandatos y Enseñanzas de Jesús, Quien es Cabeza del Cuerpo Místico. En todo caso, muchas veces se ha visto que el nuevo Manual de los Exorcismos vigente ha sido encontrado como inútil, ineficaz en esta Pastoral, por lo que los fieles y los grupos de combate espiritual, han de tener muy claro que son los frutos los que cuentan, son los resultados los que importan, por ello, no han de angustiarse si se denomina “exorcismo” o “liberación” a su servicio ministerial al servicio de Dios, pues son finalmente los resultados los que cuentan.

De la misma manera, han de tenerse presente en los grupos que siguen los Movimientos del Espíritu Santo, que no son los dones o carismas lo que distingue a los verdaderos hijos de Dios, sino que es el resultado de su forma de vida: “Por sus frutos los conoceréis”, por ello, han de mantenerse “siempre humildes y prestos a servir al Señor y a la Siempre Virgen María quienes Los sigan y Los amen.

Por supuesto, que en cuanto a esta Pastoral, se requiere seguir los consejos de cuidado y mantenerse en estado de Gracia y oración continua tan necesarios para ejercer el Ministerio de Liberación y de Combate Espiritual, apegados a la experiencia obtenida en la Enseñanza de la Sanación de las almas. Por supuesto esta práctica implica una evangelización previa y continuada con el alma que fuere favorecida por Dios en la liberación de su persona, a fin de evitar, que una vez lograda la salida de los espíritus del mal, no vayan a retornar a la persona por encontrar su casa -su persona- “sucia y en desorden” -en pecado grave y sin evangelización-.

Esta poderosa Oración de Liberación se puede aplicar, entre otras, a la Liberación de las almas poseídas por demonios o espíritus malignos en nuestro carácter de bautizados, previamente hechas las debidas protecciones del lugar y de las personas presentes y participantes, así como el Discernimiento correspondiente sobre el origen del mal: 

ORACIÓN DE LIBERACIÓN EFICAZ

Señor Jesús, durante tu vida mortal, siempre tuviste una inmensa piedad por las almas poseídas y atormentadas por Satanás y otros espíritus impuros, y jamás dejaste de liberarlas con el poder de Tus palabras. 

Tu mismo Jesús nos ha precisado en Tus Enseñanzas, y ninguna disposición humana puede estar sobre La Palabra de Dios puesta en los Evangelios, cuando aseveraste:

“Todo aquél que tenga suficiente Fe, en Mi Nombre, impondrá las manos y sanará a los enfermos; y liberará a los atormentados por los demonios”; por lo que en Tu Nombre lo hacemos con grande Fe y procedemos a liberar a nuestros hermanos.

Tú, Señor Jesús, ante cuyo Nombre toda rodilla se dobla, en el Cielo, en la Tierra, en los abismos y en todo lugar, nos compartes desde tu Primera Venida, este mismo Poder, como lo hiciste con Tus discípulos y les ordenaste que lo ejercitaran, diciéndoles:

“En Mi Nombre expulsaréis demonios”. 

Señor Jesús, armados como nos enseña San Pablo y siguiendo Tu Divina Enseñanza, confiados en la Potencia de Tu Nombre y en la intercesión de la Siempre Virgen María de Guadalupe”, vencedora del enemigo infernal: 

“Yo te (los) ato, te amordazo y te ordeno a ti (a ustedes), espíritu (s) inmundo (s), que dejes (n) en paz a esta criatura de Dios: te (los) expulso en el Nombre de Dios Padre + que la ha creado, de Dios Hijo Jesucristo + que la ha redimido,+ del Espíritu Santo + que la ha santificado y unido al Calcañal de la Siempre Virgen María de “Guadalupe”, te (los) expulso en Su Bendito y Poderoso Nombre + que la ha puesto bajo Su Custodia; y en el nombre de San Miguel Arcángel + triunfador de todos los espíritus rebeldes, y en el nombre de todos los Santos y Santas + a Quienes está alma invoca con toda Fe y confianza.

Te (les) ordeno, espíritu (s) maldito (s), no por virtud mía, sino por la de Jesús vencedor de todos los enemigos infernales, no con mi poder, sino con el que Ellos nos han compartido y como miembros de Su Iglesia; salir de esta criatura de Dios e irte (irse) encadenado (s) por San Miguel Arcángel y Sus Ángeles Guerreros, para que los lleven encadenados a los pies de la Cruz de “Jesús, el Agonizante” para que Él disponga de ustedes, y les prohíbo volver a él (ella) y cobrar venganza en contra suya y nuestra y de nuestros familiares, de todo lo que somos, tenemos y tendremos.

En el nombre del Padre +, del Hijo + y del Espíritu Santo + Amén, amén, amén. 

Nota Importante: 
Una vez comprobada la liberación, debe darse gracias a la Santísima Trinidad, a la Virgen María, a los Arcángeles, y a los Santos que nos ayudaron en la Liberación y entregarles a Ellos el Poder, el Honor y la Gloria a fin de evitar el surgimiento de soberbia espiritual entre los miembros del Ministerio de Liberación, pues los demonios son astutos y hacen crecer la “soberbia espiritual” como una hiedra venenosa entre sus miembros, haciéndoles pensar que ellos son los del poder y no la fuente Divina.




Debemos reconocer y recordar continuamente, que el Poder es de Dios y no nuestro, que solo somos sus esclavos o instrumentos a Su servicio y para Su mayor Gloria.

Entradas populares