Páginas vistas en total

jueves, 29 de diciembre de 2011

LIBERACIÓN DE DEMONIOS ADJUDICADOS POR LA SECTA MASÓNICA


ORACIÓN DE RENUNCIA Y LIBERACIÓN PERSONAL Y GENERACIONAL A LA MASONERÍA.
 
Fuente y Cortesía de "Pastoral del Alivio Investiga"
(El Texto original ha sido debidamente Enriquecido)
http://oracionesmaspoderosas.blogspot.com 

Sectarios dan culto al demonio Baphomet
Antecedente.
La secta masónica ha sido considerada por varios Pontífices como la Sinagoga de los Demonios. La filiación e iniciación en ella encierra tremendos peligros de entrame espiritual para todo hombre de buena voluntad. Para el hombre bien informado no hay novedad de sus ritos oscuros y asociación directa al reino de las tinieblas. La participación de la masonería ha causado la infiltración y seducción de muchísimos miembros de los más altos reinos de la Jerarquía de la Iglesia Católica en el Vaticano y en las demás Naciones, así como los asesinatos de varios Papas (Paulo VI –secuestro y homicidio-; Juan Pablo I –envenenamiento y homicidio- y los atentados contra Juan Pablo II). La imagen que se ve a continuación muestra a diversos sectarios rindiendo culto al demonio Baphomet, y en otros casos la indumentaria cuajada de rituales de muerte y ritos satánicos.

Masones de Zacatecas en el Cerro de la Bufa (México)

                       Funeral Masónico, Mandiles y Bandas (con la Calavera en su parte anversa)

Masones con sus mandiles y bandas (lado anverso) con los emblemas de muerte como los usan en la "tercera cámara" de maestros masones o "Cámara de los Muertos".
Oración de Renuncia y Liberación de entrampes demoníacos causados por la iniciación y militancia en la Masonería
EN EL NOMBRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, YO, RENUNCIO en mi propio nombre, en nombre de mi esposa (o) y de mis hijos/as, en el de mis futuros descendientes hasta la séptima generación; y en nombre de todos mis ANTEPASADOS hasta la décima generación, tanto de vía Paterna como Materna, a todos los PACTOS y a los TRIPLES SELLOS de mi firma hecha con SANGRE en el “documento Triangular” en el cuarto del pasillo de “los pasos perdidos” en el rito de iniciación masónica, pues al que llaman los masones “Gran Arquitecto del Universo” es Lucifer y no el Dios de los católicos y cristianos, el verdadero Dios Uno y Trino o Yahvé-Dios, único a quien reconozco como mi Hacedor, Dueño y Dios Omnipotente; y renuncio al juramento hecho sobre el Salmo 133 para pertenecer y obligarse  incondicionalmente con a realizar los actos propios de los miembros de la secta como parte de “la cadena de su hermandad”, pues ignoraba sus pretensiones, planes, acciones, intenciones y finalidad de esta secta impía.
Renuncio a los pactos, promesas y juramentos hechos en los ritos de la secta masónica o sinagoga de los demonios desde la iniciación al grado de aprendiz en la masonería simbólica o azul. Renuncio al influjo diabólico de los demonios Jah-Bul-On, Judá, Yoda, Baphomet, Satanás, y de todo  demonio cualquiera que sea su jerarquía, función o asociación diabólica o su territorialidad, tiempo de influjo y poder que causen sobre mí o cualesquiera de mis familiares; y renuncio a todo ángel caído o demonios que me hayan sido asignados desde el “bautismo masónico” o a mis descendientes desde su “bautismo de lubetones o hijos de lobo”, y renuncio también al “nombre masónico” que me hayan asignado.
Renuncio a las ataduras y entrampes de todo ente maligno adquirido durante el rito de la triple inmersión en el Mar de Bronce, cuyas aguas muertas pretenden nulificar la Gracia y las Bendiciones por las que se cosechan los frutos espirituales y se desarrollan las virtudes que manan del Sacramento del Bautismo que recibí de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana y para la liberación de todo demonio de muerte por virtud del primer Exorcismo que con el bautismo recibí, y de la filiación como hijo de Dios ganada para mí y todos mis familiares por la acción vivificante y la redención de Jesucristo; y renuevo las Promesas Bautismales hechas por mis padrinos y por mis padres haciéndolas propias; rogando a Jesús, Cabeza del Cuerpo Místico de la Iglesia, que Él mismo renueve en mí la eficacia de esta Gracia Sacramental y quede nulificado toda maldición y conjuro que hayan invocado sobre mí, mi cónyuge, y mis descendientes hasta la séptima generación; y ruego a Jesús renueve en mí el triple carácter que me imprimió el Sacramento del Bautismo, para ser “sacerdote, profeta y rey”.
Renuncio al influjo y dominio que puedan tener sobre mí, cualesquier ente maligno por el rito del triple pase por el fuego que me fue hecho en la iniciación masónica que pretende destruir y nulificar los efectos de la Gracias y las Bendiciones del Sacramento de la Confirmación que pretende impedir que resurjan los frutos espirituales que germinan en virtudes; y pido a Jesús que Él mismo renueve en mí este Sacramento, para romper todos los entrampes y asideros que haya en mí de los demonios que me hayan sido adjudicados en los “tres viajes” del rito de iniciación; renuncio a los triples pases por el fuego, pues Yahvé Dios ha prohibido hacer estos ritos infernales desde el Antiguo Testamento cuando dice “no permitirás que tus hijos sean pasados por el fuego”, ese es un fuego infernal que quiere suplantar y nulificar la Gracia, las Bendiciones y los Frutos espirituales que manan del Sacramento de la Confirmación; y renuncio a los enlaces, ataduras y entrampes hechos con el triple viaje donde se recibe el viento o aire del Valle de los muertos con el que se pretende apagar toda Gracia, Bendiciones y los frutos espirituales que manan de los Sacramentos instituidos por Jesucristo para la germinación y desarrollo de las Virtudes.
 Renuncio en suma, a todo pacto, triple sello, conjuro, triple firma y a todos los juramentos  hechos durante  mi iniciación en la secta masónica, y a todas las ataduras hechas en los ritos para el grado de aprendiz, y de la misma manera, hago renuncia plena a toda atadura y enlace diabólicos que hubiere adquirido en los ritos del grado de Compañero y el de maestro masón en la Tercera Cámara de los Muertos en la masonería simbólica o azul; y a los pactos, ritos triples sellos y juramentos del cuarto grado hasta el grado 33° de la Masonería o al que hubiese(mos) llegado. Renuncio al “parto de tinieblas entre las dos piernas o columnas “J” (Jackin) y “B” (Boaz) de falsa sabiduría.
RENUNCIO, al lazo alrededor del cuello y a toda Maldición sobre mi garganta y lengua.
RENUNCIO al miedo de quedar atrapado, a la claustrofobia, a los espíritus que producen Asma, Fiebre, parálisis, alergias y todo tipo de enfermedad en el cuerpo y en el alma y a toda enfermedad causada por la filiación masónica, por su militancia en ella o por el hecho de abandonarla.
RENUNCIO,  a la Serpiente en el broche sobre el mandil y al espíritu de PITON, el cual lleva a exprimir de mí, la Vida espiritual.
RENUNCIO a la antigua enseñanza pagana de Babilonia y de Egipto y a todo simbolismo del primer tablero.
RENUNCIO a la capucha de tinieblas que me fuera puesta por mis antepasados y que PACTARON con la masonería.
RENUNCIO a la venda que fuera puesta sobre mis ojos y sus efectos sobre mi vista, sobre mis emociones y potencias de mi alma: inteligencia, voluntad y memoria.
RENUNCIO al temor a la oscuridad, a la confusión, al temor a la luz y a los ruidos repentinos.
RENUNCIO a la bebida dulce y a la bebida amarga y CANCELO toda Raíz de Amargura sobre mi vida.
RENUNCIO Y CANCELO toda maldición del Falso Gran Arquitecto del Universo. HOY, yo y mi familia ROMPEMOS con todo Pacto masónico. Hoy se CORTA por el Poder de la Preciosa Sangre de Cristo sobre nosotros y el Cetro de Poder de la Siempre Virgen María de “Guadalupe” toda maldición sobre nuestras vidas, nuestros hijos, nietos y la descendencia de ellos. Hoy quedamos LIBRES en Nombre de Cristo Jesús y por los méritos de Su Sangre derramada en la Cruz y por las Santísimas Llagas de Nuestro Señor Jesucristo.
RENUNCIAMOS y cortamos toda ligadura con la masonería y sus enseñanzas, pactos, y juramentos.
RENUNCIAMOS ahora al “Falso Gran Arquitecto del Universo” con Todos sus nombres, Lucifer y Baphomet.
RENUNCIAMOS a todo Juramento hecho en brujería y a todo triple sellado masónico.
DESATO ahora mi destino y el de mi esposo (a), hijos y todas mis generaciones futuras que fueran atadas por la “piedra en bruto” y por la “piedra pulida” y por tejer el “tapiz”.
ROMPO el Pacto de unidad hecho con toda fraternidad masónica y QUEBRANTO todo “Pacto firmado con Sangre” que me hizo miembro o a mis antepasados de toda orden masónica.
RENUNCIO en mi nombre propio y de mi esposo (a), e hijas (os) a toda maldición y a toda enfermedad en mi Sangre, que vino por todo Pacto de Sangre. DECLARO una Transfusión de la Sangre de Cristo en mis venas, arterias y en mi corazón y declaro que a partir de Hoy, quedamos LIMPIOS y SANOS en la Sangre.
RENUNCIO al orgullo de carácter y temperamento. Pongo bajo el Gobierno absoluto de Jesucristo nuestras emociones, pensamientos, nuestras mentes y nuestros corazones, gargantas, cuerdas vocales, sistema respiratorio, digestivo, neurológico, inmunológico, circulatorio, hasta la más pequeña partícula de todo mi ser; y DECRETO que ningún Pacto ni Símbolo masónico pueden tocar mi vida ni la vida de mi familia y descendientes.
QUEBRANTO en este día, toda Maldición sobre nuestros corazones, el pecho, sobre mi autoridad.
RENUNCIO y CORTO toda insensibilidad emocional, apatía, frialdad, esterilidad, indiferencia, incredulidad e Ira profunda en cada uno de nosotros y nuestros descendientes, producto de los espíritus de masonería.
DECRETO que mi pecho, mis pulmones, mi corazón, emociones, pensamientos, y de cada integrante de mi familia quedan hoy entregados al Espíritu Santo de Dios y purificados con Su Poderoso Fuego Divino.
ROMPO ahora toda maldición sobre mi estómago en el área del vientre.
ORDENO que mi alma SALGA de todo tipo de Cautiverio de muerte y enfermedad provocado por rituales de “muerte iniciática”.
RENUNCIO ahora al espíritu de Hiram Abiff, Falso edificador de nuestras vidas espirituales y DECRETO que Jesucristo, nuestro Padre Yahvéh y el Espíritu Santo SON los únicos edificadores y Verdaderos arquitectos de nuestros templos espirituales.
CANCELO toda maldición en mi vesícula, en mi vientre, en mi hígado y en cualquier otro órgano de mi cuerpo afectado por rituales de masonería.
CIERRO ahora en mi vida y en la vida de mi esposo e hijos, el “Tercer Ojo” que fuera abierto en mi frente por nuestros antepasados. Y cierro toda fuente espiritual sobre nuestras cabezas, mentes, nucas, cuellos, y corazones.
CIERRO ahora y CANCELO toda capacidad oculta de ver en el reino espiritual y a partir de Ahora sólo recibiremos lo que provenga del Espíritu Santo de Dios.
RENUNCIO a todo temor de ver en el mundo espiritual y Recibo ahora la Unción Profética de Dios.
Recibo el Mandato de edificar el templo interior de Dios, de edificar el Gobierno de Dios en nuestras vidas.
Me Decreto Sacerdote, Profeta y Rey para la edificación del Reino de Dios y el Triunfo de Cristo Jesús sobre los infiernos, sus demonios y agentes del mal.
Me Decreto lleno de sabiduría y de capacidad espiritual para edificar, discernir y para gobernar con Cristo Jesús.
RENUNCIO en mi nombre propio, de mi esposo y de mis hijos y futuros descendientes, a todo temor de locura, a todo espíritu de locura y angustia, de deseo de muerte, de suicidio, en el Nombre de Jesucristo.
RENUNCIO a todo espíritu de Ira, Venganza, Odio, envidia, lujuria, promiscuidad, adulterio, homosexualidad y a todo tipo de perversiones sexuales, soberbia, rebelión, a todo pensamiento de asesinato o suicidio, a toda represalia y toda falsa religión, en el Nombre de CristoJesús.
RENUNCIO a la “marca de la logia”, que nos fuera impuesta por nuestros antepasados que hayan participado en masonería.
RENUNCIO a toda maldición que afecte nuestros ojos, vista, cuerpos., vida, salud integral, patrimonio, trabajo y buena fama; y a toda maldición de los “maestros masones contra sus enemigos, a quienes abandonan esta sinagoga de los demonios o los denuncian”.
RENUNCIO a toda maldición sobre nuestras Mentes, cerebros y a la enfermedad o muerte del cerebro.
RENUNCIAMOS a todo falso dios, a Jah-Bul-On, a Baphomet, Judá y Yoda y a todos los espíritus de la masonería.
RENUNCIAMOS  a la “estrella de Moloc”.
RENUNCIO Y ABANDONO en mi nombre propio y de mis hijos/as a todo tipo  de Juramentos y maldiciones involucradas en cada grado de la masonería.
RENUNCIO y arranco de mi cuerpo las cadenas, los grillos y la cautividad que me tenga cautivo para No poseer la tierra que Dios me entregó.
Hoy DECRETO que la tierra me ha sido ENTREGADA por Cristo Jesús.
Yo tomo Autoridad y tomo Responsabilidad sobre mi tierra, sobre mi ciudad, para limpiarla, y redimirla y para establecer el Gobierno de Dios Padre (Yahvéh) en la edificación de Su Reino de Luz y la destrucción y vencimiento del reino de las tinieblas.
Seremos el Reino gobernante porque el Reino de Dios está en medio de nosotros. Y nadie nos podrá detener.
CANCELAMOS bajo destrucción total; Toda represalia que el diablo quiera tomar en contra nuestra y de nuestros familiares por la realización de esta oración de liberación; y DECRETO mi vida y la de mi familia Totalmente Cubierta por la SANGRE DE CRISTO.
RENUNCIO a todos los “símbolos masónicos”, la escuadra y el compás, la cuchara de albañil, y el del demonio Rhá del “Ojo que todo lo ve” y al del demonio Mocol del Bhúo, y a todo signo u obelisco, representación o figura diabólicos y sectarios que atan a la bandera de mi Nación y DECRETO que Yahvéh se establece sobre nuestra bandera.
Te damos a Ti, toda la Gloria Señor Jesús. Y le quitamos toda gloria al Falso Gran Arquitecto del Universo.
Padre Nuestro, recibe ahora Tu, toda la Gloria, el Poder, el imperio, el honor, la alabanza y las riquezas y Consagramos a Ti todas las familias de la Tierra y ahora se las arrebatamos a Satanás.
Todo esto lo hacemos en el Nombre Poderoso de Cristo Jesús.
Amén, amén, amén.

E-mail: tus.oraciones.poderosas@gmail.com   

Entradas populares