Páginas vistas en total

martes, 2 de abril de 2013

ORACIÓN DE SANACIÓN Y LIBERACIÓN FÍSICA, MENTAL Y ESPIRITUAL


ORACION DE SANACIÓN FÍSICA, MENTAL Y ESPIRITUAL

Oraciones Inspiradas por el Espíritu Santo a un alma carismática

En el Nombre del Padre, del Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo,  Amén.

                Niñito Jesús, tú que naciste en Belén, yo te suplico que por tus méritos y los de tu Santa Madre, la siempre Virgen María, sanes mi espíritu, mente y cuerpo, para que desde el momento de mi concepción, quede roto todo poder e influjo de todo ente maligno sobre de mí, rompe con Tu Pureza todo acto de lujuria de mis padres desde el momento de engendrarme para que el mal no pueda habitar en mí ni causarme ningún daño mental, emocional, físico ni espiritual.

                Que mi gestación sea en el vientre virginal de María Santísima en compañía de Tu bendita y Real Presencia, para que de esta manera quede roto todo deseo de aborto sobre mí, se borre todo daño que esté en mi consciente, inconsciente y subconsiente, que el santo y sagrado bautismo que recibí con sus unciones y su exorcismo, borre de mi todo pecado, rompa con toda cadena de mal por causa de mis ancestros y de mis generaciones presentes y venideras.

                  Que Tu Infancia Jesús, purifique mi infancia y borre todo acto de maldad y pecado en mí, yo---- (decir nombre), perdono de todo corazón, en el Santo Nombre de Jesús, todo acto por parte de mis padres que en su momento considere injusto y que me lastimó, todo rechazo y deseo de muerte, puesto que ahora solo han buscado hacer de mí una mejor persona cada día.

                     Que por los méritos de Tu bendita vida Señor Jesús, en mi adolescencia y en cada etapa de mi vida, rompan con todo acto de ofensa hacia Ti, que Tu Gracia y Amor se derramen en mí para sanar mis heridas, mis temores, mi falta de amor, mi apatía y todo lo que te ofende de mí, porque te tengo a Ti mi Jesús y a tu Divina Madre, que también es mi Madre, la siempre Virgen María, te ruego Jesús, llena mi corazón con todo Tu Amor y dame el don de la humildad.

                      Que al momento de contraer matrimonio, o de haberlo contraído, sea yo como Tú lo eres con Tu esposa la Iglesia, un esposo ejemplar, responsable, honrado, respetuoso y sobre todo lleno de amor, caridad y comprensión para con mi esposa, mi familia y con toda la sociedad; que las pruebas y enfermedades que se me presenten sea para acercarme más a Ti, y uno toda prueba que me has permitido vivir y experimentar a Tu bendita Cruz de Dolor, a Tu Pasión Dolorosa para que dé frutos de Redención contigo para el género humano y toda Tu Creación.

                       Permite Señor Jesús, que a imitación Tuya, sea yo capaz de dar la vida por tu Iglesia, la Nueva Iglesia renaciente que brota de Tu Sagrado Costado, que pueda guiar con tus ejemplos y con tu Palabra, a todos los fieles más necesitados de amor y comprensión, dame la Luz Divina para conducirme bajo Tu Sombra protectora, para poder mantenerme firme ante toda prueba y adversidad que se me presente.

                          Te suplico Señor Jesús, que al momento de mi muerte aquí en la Tierra, Tú que eres mi Salvador, perdones todos mis pecados; y que en compañía de Tus santos Padres, la siempre Virgen María y San José, protejan mi espíritu, mi cuerpo y mi alma de todo ser maligno para que estos no me alcancen ni me seduzcan, y que pueda contemplar por siempre la gloria de Dios Padre Yahvé, Creador de todo cuanto existe.

                          Por eso en este momento yo (decir nombre completo), con la gracia del Dios Vivo, renuncio en el Santo Nombre de Jesús, a todo ente, a toda fuerza e influjo del mal, lo rechazo declarándome libre y sano en todo mi ser, espíritu, mente y cuerpo, prohíbo el regreso de estos y/o cualquier otra fuerza del mal, declarándome libre de todo mal, reconociendo a Dios Padre como mi Creador y a Jesús, Tu Hijo Jesucristo como mi Salvador, Amén, Amén, Amén.

 

Entradas populares