Páginas vistas en total

miércoles, 31 de diciembre de 2014

EL CRUCIFIJO DE JESÚS AGONIZANTE, PODERES Y PROTECCIONES

EL CRUCIFIJO AGONIZANTE

Nuestro Señor ha concedido muchas promesas al Crucifijo, que incluyen que en los días del Anticristo, toda casa que posea este sacramental, será protegida de todo daño y que muchas sanaciones y liberaciones serían realizadas a través del Crucifijo.
Nuestro Señor también ha otorgado a la Devoción de la Preciosa Sangre, un sacramental muy poderoso, del cual dijo que sería un arma “clave” contra toda clase de calamidades.
El 5 de Enero de 2000, Bernabé presenció una visión, en la cual Jesús caminaba solo en el desierto. El vidente relata que al acercársele Jesús, le entregó a Bernabé un crucifijo, al tiempo que decía:
“Bernabé, toma esto…”
Luego de entregarle el crucifijo, Jesús continuó:
“Este es tu Señor crucificado, el que te ama. Es a Él a quien diariamente tú crucificas. Acéptalo de parte Mía, y llévalo siempre contigo. Muéstralo al mundo… haz que todos los hombres lo tengan también… Hijos… esto es lo que me producen vuestros pecados…”
El vidente, observando más de cerca el crucifijo, notó que la diferencia era que las llagas y heridas del cuerpo de Nuestro Señor se notaban mucho. La Sangre manaba constantemente de él. En el crucifijo estaba escrita esta inscripción: “Yo soy el Agonizante Jesucristo, que te ama”.
Nuestro Señor ha concedido muchas promesas al Crucifijo, que incluyen que en los días del Anticristo, toda casa que posea este sacramental, será protegida de todo daño y que muchas sanaciones y liberaciones serían realizadas a través del Crucifijo.
Este Crucifijo Agonizante es recibido por los devotos el día de su consagración, junto con una insignia que les recuerde que están sellados.

Entradas populares